AMLO justifica que no pueden vender el avión presidencial «por extravagante»

En una más de sus referencias a los excesos de quienes lo precedieron en el cargo, López Obrador expuso que la venta del Boeing-787 ha significado un reto que no existiría si fuera un avión comercial. «Ahora no lo podemos vender por extravagante», dijo.

En septiembre pasado, luego de celebrar un sorteo alusivo al “avión presidencial”, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que había ya dos compradores en puerta y una oferta viable. A casi tres meses de distancia, no lo consiguió.

En una más de sus referencias a los excesos de quienes lo precedieron en el cargo, el mandatario expuso que la venta del Boeing-787 –negociado en las postrimerías del gobierno de Felipe Calderón y adquirido en el gobierno de Enrique Peña Nieto que lo usó por tres años—ha significado un reto que no existiría si fuera una aeronave comercial:

“Ahora no lo podemos vender porque es extravagante… fue hecho especial: un avión que tiene posibilidad de transportar a 240 pasajeros pero que lo convirtieron en un avión para 80… porque tiene recámaras y tiene oficina y sillones, así que no son las sillas de los aviones comerciales… ahí (en los lujos) se iba todo”, dijo.

El tema fue abordado tras un cuestionamiento sobre el gasto social, planteado hoy durante su conferencia de prensa matutina. Fue cuando el titular del Poder Ejecutivo, abordó los diferentes gastos superfluos o excesivos en el gobierno, que ha convertido en eje de su discurso desde su período de campaña.

López Obrador habló también de las pensiones que retiró a los expresidentes, pues representaban 5 millones de pesos mensuales por cada uno; el uso de 8 mil elementos del Estado Mayor Presidencial para cuidar al presidente en turno hasta 2018, entre otros gastos.

“Por eso hay algunos (expresidentes) que no nos ven con buenos ojos ¡se rayaban!”, dijo.

A continuación hizo mención de los diferentes programas sociales implementados en su gobierno que aseguró, llega al 70 por ciento de las familias mexicanas, y expresó:

“Estaban podridos, a la gente no le llegaba el apoyo (de programas sociales)”.

Respecto al tema, el presidente concluyó:

“Lo que quedaba (en gobiernos pasados) para inversión era muy poco. Y lo mismo… lo que significaba la inversión para el bienestar, para lo social, educación, salud… lo que le entregaban a la gente”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *