Empresas cuestionan suspensión de fiestas en Yucatán; sanción afecta a quienes sí han cumplido

La decisión afecta a unas mil 200 empresas yucatecas del sector de congresos y convenciones; lamentan que se castigue a negocios que invirtieron en protocolos de bioseguridad

MÉRIDA, Yucatán.- La decisión gubernamental de suspender bodas, bautizos y demás eventos sociales impacta a unas mil 200 empresas yucatecas del ramo y aunque es acertada para el cuidado de la salud de los yucatecos, afecta a las compañías cumplidas en sus protocolos de bioseguridad y no castiga a quienes irresponsablemente violaron las determinaciones sanitarias de la reactivación económica del sector de congresos y reuniones.

Dirigentes de este importante ramo de negocios, que al año genera en Yucatán cinco mil millones de pesos, lamentaron que con la medida se castigue parejo a todas las empresas que invirtieron en los protocolos de bioseguridad, que capacitaron a su personal para aplicar estas medidas y que fueron certificadas por la propia Secretaría de Fomento Turístico (Sefotur). Al mismo tiempo criticaron que las sanciones contra las empresas y negocios que violentaron las disposiciones hayan sido muy débiles.

El Gobierno de Yucatán informó que para preservar la salud de los yucatecos y evitar rebrotes de Covid-19 que pongan en riesgo la capacidad hospitalaria del Estado, desde anteayer se cancelaron los eventos sociales como bodas, bautizos o fiestas similares que impliquen grandes aglomeraciones de personas.

Sanción que afecta a empresas que sí han cumplido
El ex presidente de Consejo Empresarial Turístico de Yucatán (Cetur) y CEO de la empresa Amigo Yucatán, Jorge Escalante Bolio, señaló que no se vale que ante la gente sin profesionalismo, que no cumplió las normas claramente indicadas por las autoridades, se haya originado esta sanción que afecta a las demás empresas que se han apegado al reglamento de las autoridades.

Añadió que en el sector se está de acuerdo en que estas personas o empresas se sancionen e incluso a los clientes responsables del evento contratado, que no les importó la salud y la economía de los demás ciudadanos.

“El Gobierno del Estado ha actuado irresponsablemente al ordenar de un zarpazo el cierre de eventos sociales, ya que demuestra su falta de conocimiento en el área. No podemos culpar a nadie por no saber, pero sí podemos indicar que actúan irresponsablemente al no interiorizarse y consultar con el sector, ya que, por ejemplo, si querían proteger la salud sin perjudicar la economía, podían habernos pedido que registremos los eventos ante la Secretaría de Salud y pagar a uno o dos inspectores para que antes de cada evento y durante las cuatro horas autorizadas de duración, estuvieran presentes para ver que se cumplan todas las normas y con la orden de interrumpir e incluso cerrar el evento si se rompieran los protocolos”, señaló.

En tono molesto, Escalante Bolio señaló que no se vale que muchos profesionales que invirtieron en todo lo que las autoridades han pedido se les frene de esa manera abrupta.

Por su parte, el dirigente regional de la Asociación Mexicana de Profesionales en Exposiciones, Ferias y Convenciones (Amprofec), Gonzalo Novelo Luján, lamentó que las empresas del ramo de reuniones hayan caído en la irresponsabilidad de violar los lineamientos marcados en el proceso de reactivación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *