Así queda Estados Unidos tras la era Trump: logros y fracasos

¿Qué saldos deja en materia de salud, economía, medio ambiente, migración e internacional Donald Trump? Estos son sus logros y fracasos.

Donald Trump puede ser recordado por su uso de Twitter como un púlpito intimidatorio para avivar la controversia o intimidar oponentes, pero el ruido que causaron sus tweets a menudo distrajo la atención de los grandes cambios de política durante sus cuatro años al frente de Estados Unidos.

Durante la montaña rusa que fue su presidencia, la atención se centró a menudo en lo que Trump estaba diciendo y no en lo que estaba haciendo mientras pasaba de una crisis autoinducida a otra. Pero una revisión de sus políticas muestra que su mandato tuvo un efecto real en la vida de las personas en las áreas de energía y medio ambiente, inmigración, poder judicial, negocios y economía, comercio y política exterior, entre otras áreas.

CHINA
El Gobierno de Trump puso el ascenso de China en el centro de atención y ayudó a forjar una visión estadounidense bipartidista y cada vez más antagónica de la segunda economía más grande del mundo.

Desde una serie de aranceles sobre miles de millones de dólares de importaciones chinas hasta sanciones contra altos funcionarios y un uso contundente de sanciones contra las principales empresas chinas como Huawei, ZTE, SMIC y TikTok, Trump golpeó a Pekín en una variedad de frentes.

Sin embargo, algunos aliados han planteado dudas sobre la efectividad de estas medidas y esperan que el presidente electo Joe Biden, quien prometió ser igual de duro con China, se coordine mejor con ellos para controlar a Pekín.

Las tensiones han aumentado especialmente durante el último año con Trump culpando repetidamente a China por el coronavirus, que se originó en la ciudad de Wuhan.

Las dos potencias mundiales están cada vez más en desacuerdo sobre una variedad de otros temas, incluidos Hong Kong, Taiwán y el mar de la China Meridional.

Biden ha sido vago sobre sus planes para algunas de las medidas emblemáticas de Trump y le resultará difícil deshacer drásticamente muchas de ellas, dado el sentimiento abrumadoramente bipartidista contra China en el Congreso de Estados Unidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *