Libros cartoneros, recurso para fomentar la escritura y lectura en maya

Desde 2012 recolectan leyendas, historias y fábulas y son plasmadas en esta lengua

Ante la inexistencia de acervo bibliográfico escrito en lengua maya en las escuelas de Yucatán, docentes, madres, padres de familia y estudiantes se han dedicado a escribir desde 2012 a la fecha, leyendas, historias, fábulas y relatos en su lengua materna y las plasman a través de los denominamos ‘libros cartoneros’.

El maestro Rogelio Aké, supervisor de la zona 037 de Chemax, está a cargo de 10 escuelas, cinco primarias y cinco preescolares, sitios educativos en los que se ha desarrollado este proyecto a lo largo de nueve años.

El docente, explica que el proyecto nació porque al momento de trabajar la asignatura de lengua indígena no había material de escritura en maya.

“Tomando en cuenta esta circunstancia, elaboramos proyectos escolares haciendo valer los derechos de las comunidades indígenas porque la niñez tiene derecho a leer y escribir en su lengua y que el español sea una segunda lengua”, precisó el maestro.

El docente recuerda que hasta antes de 2012, no era posible hallar material para que el alumnado desarrollara la habilidad de lectura en maya.

“Detectamos esa necesidad y comenzamos a crear nuestro propio acervo bibliográfico en las escuelas”, agregó.

Tras hacer la prueba piloto en algunas escuelas, cada vez más docentes se fueron interesando en sumarse a este proyecto.

“Por ejemplo, yo comencé siendo docente. En 2015, como supervisor, al ver que se estaba perdiendo el uso de la lengua indígena, decidimos trabajar con los maestros. Hicimos un taller para 120 docentes de 40 escuelas”, recordó.

Los textos son elaborados por el mismo cuerpo docente, padres, madres de familia, niñas y niños de todos los grados.

Los libros cartoneros, más que un proyecto escolar, es un proyecto comunitario y el nombre se debe a que la portada es elaborada precisamente con cartón.

Todas las personas involucradas en el proyecto se ponen de acuerdo sobre qué nombre ponerle al libro, qué material usar para las páginas, qué diseño usar y sobre todo, darle un sello editorial.

“Se trata de diseñar todo un libro con todas nuestras herramientas y habilidades al alcance”, señaló.

Estos libros son guardados dentro de las bibliotecas, aulas o se turnan en las casas de los estudiantes, dependiendo la actividad escolar que tengan.

Algunos libros son inéditos porque hay quienes han escrito historias que únicamente será posible hallar en ese ejemplar.

El proyecto de libros cartoneros no sólo es propio de Yucatán, sino que cada región del país lo ha apropiado como una forma de rescatar, fomentar y ayudar a que sigan vivas las lenguas maternas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *