Tren Maya contribuirá al desarrollo urbano excesivo, advierten en foro

La península no es apta para proyectos masivos, por la vulnerabilidad del acuífero: experta
El Tren Maya contribuirá al desarrollo urbano excesivo, y al mismo tiempo, no considera la vocación de nuestro acuífero, advirtió Aurora Beltrán Torres, especialista de la Asamblea Socioambiental Peninsular (ASP),

La activista indicó lo anterior en rueda de prensa virtual, donde agrupaciones civiles, la academia y población maya exigieron la aprobación de una nueva Ley General de Aguas para todo el país.

De acuerdo con Beltrán Torres, en Yucatán, así como en toda la península, existe un desarrollo urbano excesivo, ocasionado por la especulación de diversas industrias, como la inmobiliaria, que responde a intereses económicos sin considerar el bien común, patrimonio natural de los habitantes de la región.

«El Tren Maya también está apuntando a este desarrollo urbano excesivo”, manifestó la también integrante del colectivo Puerto Morelos Sustentable. Por eso, agregó, es importante que se apruebe esta ley, donde se tome en cuenta la situación del estado, del sistema kárstico se hagan los estudios necesarios para asignar usos de suelo que van a permitir cohabitar con un bienestar común, naturaleza y sociedad.

Por sus condiciones naturales, “no es posible promover desarrollos masivos” en la península de Yucatán, como el Tren Maya, señaló Guadalupe Velázquez. “No es una zona apta para proyectos masivos por la vulnerabilidad del acuífero, a pesar de que es una de las zonas del país con mayor precipitación pluvial”; precisó.

Entonces, opinó que el Tren Maya va a fomentar los asentamientos humanos y a detonar más las industrias y esto afectará sobre todo las zonas centrales. “Esto es altamente preocupante”, subrayó la investigadora del Centro de Investigación para el Desarrollo Sustentable (CIDES).

“Las condiciones naturales de la península no permiten que haya un desarrollo desmesurado”, insistió.

Rodrigo Migoya Von Bertrab, fundador del grupo ambiental Niños y Crías A.C, recalcó que no se trata de estar en contra del proyecto, sin embargo, no ha habido una consulta ciudadana abierta, donde participen los habitantes de las regiones que estén siendo vulnerados. “Que no se tomen decisiones rápidamente a través del gobierno, sino que la consulta sea más abierta para ver cómo seria su paso y que el territorio sea protegido”, manifestó.

Por otro lado, los activistas indicaron que la mancha urbana sigue creciendo al norte de Yucatán, con nuevos fraccionamientos o ciudades completas en zonas sensibles que afectan los manglares, además de despojos y engaños a los ejidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *