INP logra primer trasplante exitoso de hígado en un niño de 13 años

Fue con Edgar con quien se conjuntaron todos los recursos, protocolos, un órgano compatible y se logró concretar el trabajo que durante más de 10 años se estuvo haciendo.
Especialistas del Instituto Nacional de Pediatría (INP), lograron una importante hazaña, luego de tres décadas y media de venir trabajando, capacitándose y formando un equipo de primer nivel que le permitiera finalmente lograr el primer trasplante de hígado a paciente pediátrico de donador vivo.

Al pequeño Edgar, de 13 años de edad, le fue diagnosticado un cáncer hepático que, por el grado de afectación del órgano no era viable la cirugía y por lo que tuvo que iniciar tratamiento con quimioterapia, sin embargo, el daño a este importante órgano había sido total por lo que tuvo que ingresar a protocolo de trasplante.

Después de 35 años de los primeros dos trasplantes de hígado en niños que no lograron sobrevivir, en el Instituto Nacional de Pediatría (INP) se retomaron estas cirugías con el niño Edgar, de 13 años de edad, quien luego de casi seis meses de internamiento ya se prepara para regresar a su casa con un nuevo hígado.

En conferencia de prensa virtual, la doctora Esperanza Vidales Nieto, adscrita al Departamento de Trasplantes del citado instituto precisó que el trasplante de donador cadavérico, duró alrededor de 10 horas, en un procedimiento que fue extenso y complejo, sobre todo en la parte de resecar el tumor y prepararlo para su nuevo hígado, no obstante el procedimiento fue exitoso.

A su vez, el doctor Antonio Medina Vega, refirió que en 1986 fueron los primeros trasplantes, empero, estos no fueron exitosos, y hubo una inactividad en el área de trasplante hepático todos estos años, hasta 2006 cuando comenzó una intensa formación del personal, se empezaron a hacer los protocolos, formación de equipos, capacitación, equipamiento, hasta 2019 cuando termina todo el proceso administrativo infraestructura.

No obstante, todos esos esfuerzos, el año pasado con la pandemia todos los programas de trasplantes se suspendieron, y no es sino hasta este 2021 cuando se reactiva la actividad de trasplantes “y fue con Edgar con quien se conjuntaron todos los recursos, protocolos, un órgano compatible y se logró concretar el trabajo que durante más de 10 años estuvimos haciendo.

“Haberlo logrado significa que tenemos un programa activo y debemos seguir adelante para convertirnos en un centro de referencia para trasplante hepático”, aunque reconoció, la cantidad de pacientes respecto a la disponibilidad de órganos en México es muy poca.

Sostuvo que el grupo de especialistas del instituto tienen el entrenamiento “para empezar a hacer otro tipo de trasplantes y una vez consolidado el trasplante de hígado, se tienen los ojos puestos en hacer trasplante intestinal o multi visceral, ya que hay muchos pacientes que requieren este tipo de intervenciones, con lo que este trasplante que estamos anunciando, es un parteaguas para el Instituto de Pediatría, que nos abre muchas oportunidades”.

En relación a los trasplantes hepáticos en niños, puntualizó que entre el 67 a 70 por ciento corresponden a una enfermedad llamada atresia de vías biliares, en la que de manera congénita no se desarrolla la viscícula ni todas las demás partes, que llevan la bilis, y hacen que el hígado se llene de bilis y se haga cirrótico.

Al respecto, Jorge Maza, jefe de la Unidad de Trasplantes del INP, refirió que la pandemia de COVID, desplomó la tasa de trasplantes, ya que tan sólo en 2019 se hicieron 223 trasplantes de hígado y para el 2020 fueron sólo 72, de los cuales alrededor de 10 por ciento fueron pediátricos, “es decir, se llevaron a cabo alrededor de 10 cirugías en niños y adolescentes menores de 18 años en todo el país, pero las estimaciones que al año se registran 35 nuevos casos con necesidad de un trasplante hepático en ese grupo de edad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *